Cirugía mínimamente invasiva en el tratamiento de fracturas tóracolumbares

  • Alfredo Guiroy Unidad de Patología Espinal, Hospital Español de Mendoza. Mendoza, Argentina.
  • Federico Landriel Servicio de Neurocirugía, Hospital Italiano de Buenos Aires. Buenos Aires, Argentina.
  • Alejandro Morales Ciancio Unidad de Patología Espinal, Hospital Español de Mendoza. Mendoza, Argentina.
  • Santiago Hem Servicio de Neurocirugía, Hospital Italiano de Buenos Aires. Buenos Aires, Argentina.
  • Alfredo Sícoli Unidad de Patología Espinal, Hospital Español de Mendoza. Mendoza, Argentina.
  • Nicolás Gonzalez Masanés Unidad de Patología Espinal, Hospital Español de Mendoza. Mendoza, Argentina.
  • Martín Gagliardi Unidad de Patología Espinal, Hospital Español de Mendoza. Mendoza, Argentina.
  • Claudio Yampolsky Servicio de Neurocirugía, Hospital Italiano de Buenos Aires. Buenos Aires, Argentina.
Palabras clave: Cirugía Espinal Mínimamente Invasiva, Fractura Tóracolumbar, Columna Tóracolumbar, Trauma Espinal, Cirugía de Control de Daño, Control de Daño

Resumen

Objetivo: Analizar y describir una serie de fracturas tóraco-lumbares traumáticas tratadas con cirugía mínimamente invasiva.
Material y métodos: Analizamos una serie de 26 pacientes con fracturas traumáticas tóraco-lumbosacras entre 2010-2017. Las imágenes pre-operatorias fueron clasificadas usando la clasificación AO. Analizamos en forma pre y post operatoria: escala visual analógica, volumen de pérdida sanguínea, duración de la hospitalización, complicaciones, cirugías asociadas en otros órganos, extracción de implantes en el largo plazo, estado neurológico pre y post quirúrgico y mortalidad.
Los pacientes con historias clínicas completas, TAC pre-operatoria y un seguimiento mínimo de 12 meses fueron incluidos (18 hombres y 8 mujeres). La edad promedio fue de 28.7 años (21-84 años); seguimiento promedio de 28 meses (13-86 meses). Dieciocho pacientes fueron manejados con instrumentaciones percutáneas, 8 recibieron vertebroplastias, y en 5 casos se realizó además algún gesto de artrodesis.
Resultados: La EVA mejoró 7 puntos promedio respecto al pre-operatorio; el promedio de sangrado fue de 40 mL, no observamos ningún caso de empeoramiento neurológico. La duración promedio de la hospitalización fue de 3.9 días. Cuatro enfermos necesitaron alguna cirugía en otro órgano producto de sus politraumatismos.
Los tornillos percutáneos fueron removidos en 9 casos luego de la consolidación. Como complicaciones tuvimos: 1 hematoma retroperitoneal autolimitado, una fractura pedicular y una cánula de cementación rota adentro de un pedículo.
Conclusión: La cirugía mínimamente invasiva en trauma espinal es una alternativa válida que permite estabilización, movilización precoz y logra buenos resultados en términos de control del dolor con baja tasa de complicaciones.

Publicado
2020-01-24