Volver a los detalles del artĂ­culo Aneurismas no rotos. Consideraciones sobre su manejo