Volver a los detalles del artĂ­culo REVASCULARIZACION CEREBRAL EN EL MOYAMOYA DEL ADULTO